Bolívar no es de todos

Insisto: Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios no es de todos. No, el Libertador no es de todos. Ni es sólo de los venezolanos. El Libertador es de aquellos que amamos a la Humanidad, que salimos de nuestra Patria para libertar y no para conquistar, de los que tenemos una profunda fe en los poderes creadores del pueblo. El Libertador no sólo con su espada, sino con el intelecto es enemigo de los opresores.

Bolívar es un revolucionario. Bolívar tomó partido por los oprimidos de su época y nos libertó. Consagró su vida a la Independencia. Y Bolívar a pesar de haber nacido en una cuna de la oligarquía fue un hombre de pueblo, antiimperialista e internacionalista.

Así lo identificó la oligarquía de su época. Les refiero algunos ejemplos que podrán encontrar en un libro excepcional de Francisco Pividal llamado Bolívar, pensamiento precursor del antiimperialismo:

1 “…tratadista teórico de propósitos flotantes e indigestos”

2.“…todos esos Estados –Chile y Buenos Aires–se unirán para oponerse a la influencia del DICTADOR”

3.“…muchas importantísimas cartas de Bolívar…arrojan considerable luz sobre sus designios y serán una ayuda poderosa para Santander… contra los pérfidos designios del USURPADOR”

4.“La esperanza de que los proyectos de Bolívar están ahora efectivamente destruidos, es una de las más consoladoras”

Del pasado al presente poco ha avanzado el discurso de ésta oligarquía. La derecha sin raíz histórica, sin conciencia política, termina confesando el único arraigo al que es realmente leal: el capital. Por eso, así como en el pasado se sentían aliviados al encapsular al Padre Libertador en una estatua de mármol, hoy celebran en público y dan “gracias a Dios” que su hijo más excepcional, Hugo Chávez, se desprendiera de su cuerpo físico.

El Comando de la Infamia

Resulta, pues, que los oligarcas pretenden disfrazarse de Bolivarianos. Y pretenden edulcorar el verbo incendiario del Libertador. El filo de la espada libertaria no es romo: tiene una profunda identidad de clase.

La derecha está tan convencida de esto como quien les escribe. Cuando nombran Simón Bolívar a su “comando electoral” no se refieren al extraordinario guerrero que venció al imperio español, no se refieren al niño que se alimentó en tetas cubanas y negras, no se refieren al niño que huía porque  era entre esclavos cuando se sentía en familia, no hablan del Bolívar de la Convocatoria al Congreso de Panamá, al que esgrimió su verbo a favor de los desposeídos y confrontó la amenaza yanqui. No les importa el Bolívar de la Integración Latinoamericana, el que abandonó todo por darnos la libertad. Ellos no hablan del Revolucionario impecable que fue. Hablan de un niño burgués, que casi por capricho o fastidio se fue a los montes.

Bolívar es un adversario ideológico de Capriles y los intereses de clase que representa. Una de las metas políticas que Bolívar deseó y no logró concretar fue la liberación de los esclavos. Este deseo fue expresado por vez primera el año de 1816 en el “Manifiesto de Carúpano” y reiterado en el discurso de Angostura. A comienzos del año 17 insiste el Libertador: “ya no habrá más esclavos en Venezuela”. Reitera su planteamiento ante el Congreso de Cúcuta de 1821. La acción revolucionaria pudo avanzar tímidos pasos en ese sentido con una Ley de Manumisión que le daba la libertad plena a los hijos de los esclavos nacidos a partir de la fecha de la promulgación de la Ley, pero estarían obligados a pagar con servicios una manutención de gastos a los propietarios (el pobre pagando al señor) sirviéndoles hasta que cumplieran los 18 años de edad. Luego en 1830 (con Bolívar acorralado y enfermo) deciden que sólo recobrarán su libertad aquellos nacidos de esclavos a la edad de 21 años. Aquella opresión legal tenía defensores incluso entre los nacidos en éste continente. El sistema de opresión se legitimaba a sí mismo entonces como hoy se legitima el capitalismo. Aquella bondadosa medida que dar la libertad a los 21 años de edad por “haber nacido de esclavo” como un “designio de Dios” no distaba en NADA de la opresión y el salvajismo de la derecha que hoy representa y acompaña Capriles. Ver la defensa de la propiedad expuesta por María Corina Machado es prácticamente ver la defensa de la esclavitud que hacían los señores de la oligarquía del pasado. El plan de “futuro” y “progreso” de Capriles es una oferta tan inalcanzable como la recuperación de la libertad en la edad adulta en una época en la que esperanza de vida de un esclavo condenado a vivir de las migajas de sus amos suponemos escasas. Por eso consideramos una afrenta irreparable que los esclavistas usurpen el nombre de nuestro Libertador. Hugo Chávez se desprendió de su cuerpo físico, pero su Comandancia filosófica lo hace inasible para sus enemigos, e inmortal para los que lo amamos. Y él y Bolívar, juntos, verán como romperemos la esclavitud psicótica y pasivoagresiva del capital. Juntos, verán al pueblo libre… Por fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s