Capriles y la manipulación del analfabetismo político funcional

Decía Bertolt Brecht que “el peor analfabeto es el analfabeto político. Él no oye, no habla ni participa en los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado y de las medicinas dependen de las decisiones políticas. El analfabeto político es tan animal que se enorgullece e hincha el pecho al decir que odia la política. No sabe el imbécil que de su ignorancia política proviene la prostituta, el menor abandonado, el asaltador, y el peor de los bandidos, que es el político aprovechador, embaucador y corrompido, lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.”

Pero en la Venezuela contemporánea tenemos una nueva categoría de analfabetismo político y se trata de un analfabetismo funcional.

Un logro incuestionable de la Revolución Bolivariana ha sido la democratización del ejercicio de la política. Todo el mundo hace uso libre de sus derechos políticos a voz en cuello. Pero aún, un sector importante de la sociedad, sobre todo de la oposición, reduce la política y la democracia a un acto exclusivamente electoral y NO ES ASÍ.

Saben de política sólo en elecciones y eso reduce una compleja ecuación al resultado: perder o ganar. Es por eso que el analfabeta funcional de la política vota a ciegas, sin conocer de trayectorias, propuestas, historias personales y/o colectivas. El analfabeta político vota por la pachanga aeróbica, vota por el diseño gráfico y vota, también, manipulado por un aparato perverso que a punta de golpes de mercadeo le noquea su capacidad de entenderse a sí mismo como un militante a favor de sus intereses de clase. El analfabeto político corre el riesgo que votar por su opresor.

Eso en Venezuela se patenta en miles de ciudadanos que se adjudican para si los conceptos de burguesía o majunche: ese es el drama del desclasado, del que desconoce por completo sus intereses de clase y turistea por la política sólo en época electoral. Pero el peligro real no reside sólo en su ignorancia individual, ni en la suma que ellos puedan implicar, sino en la manipulación que se pone en marcha y que puede comprometer la vida nacional, la vida de todos.

En Venezuela, la manipulación del analfabeta político nos tiene a las puertas de graves peligros que pueden comprometer sensiblemente la integridad del país. Un sector importante del país que sufragó contra el Proyecto de la Patria Simón Bolívar no sabe ni por qué proyecto votó, ni cuál proyecto rechazó.  Saben de un “flaquito”, al que le aplicaron altas dosis de Yarborough (sustancia para el blanqueamiento dental) con photoshop, que usa la bandera como disfraz y que sospechosamente anda besuqueando vírgenes cual Plinio Corrêa de Oliveira, del que tampoco saben quién es, aunque se trata de una persona de gran influencia en el pensamiento político del candidato al que favorecen.

Imagen

Capriles hace uso del analfabetismo político funcional de muchos. Tras tener en vilo a Venezuela, mandó a descargar la “arrechera” y  justo después se puso en marcha una estrategia paramilitar, de la que sólo un grupo pequeño y violento hace parte. Digo paramilitar por la evidente capacidad organizativa, estructurada, compacta y que se pueden dilucidar en fases definidas:

1.- Ataque a sedes del Partido Político PSUV, principal fuerza política del país y adversario de Capriles Radonski. Al momento de originarse el incendio habían personas adentro.

Imagen

Imagen

Días después, Capriles presentó un video en el que un narrador le explica al opositor qué tiene que ver. Se observan a lo lejos personas. Con mucho esfuerzo, se distingue a alguien con un tobo lanzando un líquido a las llamas. El narrador asegura que es gasolina. Sólo que… si una persona lanza gasolina a esa distancia a un incendio de esas magnitudes puede verse comprometida a sí misma por el efecto de las llamas.

Acá el video: les invito a hacer un ejercicio. Verlo con y sin sonido para que se haga patente la manipulación de las imagenes

2.- Asedio a hogares de dirigentes y funcionarios públicos. William Izarra y Tibisay Lucena los casos más emblemáticos. Aunque hubo ataques a militantes de base del PSUV,  agresiones de vecinos de oposición que cacerolearon y agredieron casas de sus pares revolucionarios. Entre las  manifestaciones de odio de naturaleza política destaca la sufrida por un dirigente estudiantil de la UCV que fue amenazado con la siguiente inscripción en la puerta de su casa: “Muérete maldito chavista”

Asedio en la casa de Tibisay Lucena, Presidenta del poder electoral

Imagen

Puerta de la casa de dirigente estudiantil

Imagen

3.- Ataques a los Centros de Diagnóstico integral: Esta fase tuvo una particularidad y es la naturaleza de su convocatoria. El inicio a las agresiones de los centros de salud fue marcados por el tuit del periodista y político Nelsón Bocaranda: “Informan que en CDI de La Paz en Gallo Verde, Maracaibo, hay urnas electorales escondidas y los cubanos de allí no las dejan sacar”

Imagen

Ese sólo tuit provocó un abanico de agresiones que implicaron el incendio (sí, incendio) y otras hostilidades contra una oncena de infraestructuras destinadas para la atención médica. En ellas no sólo habían médicos, sino pacientes.  Este aspecto del plan es particularmente significativo pues en NINGUNA situación de conflicto es admisible el ataque a centros de salud.

Imagen

4.- Ataques a Centros de distribución de Alimentos PDVAL y Mercal

5.- Ataques a Medios Comunitarios:

6.- Ataques a Unidades de transporte público

Conclusión: se atacaron sitios de reunión con fines políticos y líderes, centros de atención de salud, de distribución de alimento, medios populares de comunicación y de transporte. Allí hubo estrategia militar no espontaneidad.

Al fracasar la operación bélica, se han mantenido focos de violencia y permanente ataque contra militantes de la Revolución: en Upata, se incendiaron tres viviendas de la Gran Misión Vivienda Venezuela y se agredió con tal ferocidad a una médico cubana que perdió un ojo. Fue incendiada una sede de Misión Ribas. Una aldea universitaria en Valvecino, Lara. Madres solteras, dirigentes de la Juventud del PSUV, un taxista, un comunicador de Ávila TV, por mencionar algunos, han sido objeto de agresiones violentas.

Viviendas de la GMVV en Upata

Imagen

Imagen

La ciudadana Cinthia del Valle Mabo Castillo, CI.V- 18.311.185, de 24 años y miembro de la Juventud Revolucionaria de Santa Rita

541798_10201116687338073_1122790809_n

Herminia García, directora de la Juventud del Psuv en Anzoátegui

muchacha

La campaña más violenta

Puestos en fuente y documento en blanco de Word, ahora muchas acciones de Capriles durante la campaña adquieren sentido. La campaña electoral estuvo marcada por el esfuerzo de la derecha por provocar y enardecer al chavismo, cohesionarlo en reacción: desde su discurso inicial en el que admitía ser candidato, Henrique Capriles cifró su empeño en polarizar cuestionando la fecha del fallecimiento del Presidente Chávez,  sugiriendo un plan macabro que nunca demostró, y sonriendo al decir “el Presidente Chávez ya no está. Nadie se los puede devolver” profundizando el sentimiento de orfandad ante la pérdida física del líder.

El intento de apropiarse del imaginario político del chavismo (Bolívar, Chávez) fue reforzado con la denominación de los “enchufados” como mote de desprestigio al revolucionario. La búsqueda de la polarización era parte de una estrategia para diferenciar al que es chavista como enemigo. La violencia trascendió al discurso en el cierre de campaña de Capriles cuando las infraestructuras de la GMVV fueron salvajemente atacadas, coros de celebración por la muerte de Chávez y grafittis de VIVA EL CÁNCER. Ninguna de estas acciones fue condenada por el candidato, sino que por el contrario, atizó el fuego al mentir deliberadamente sobre supuestas expresiones emitidas por Nicolás Maduro, generando indignación entre los que se creyeron la mentira y los que le descubrimos en la falsedad.

c6bac4d25df4343bea0d9554f2203992_article430bw

Destrozos en la GMVV

BHSOefCCMAAQjXY.jpg large BHSPYisCcAIELVb.jpg large

Así cerró su campaña Capriles en Mérida, este joven fue buscado y agredido con una botella por identificarse con el chavismo

BHiS_ZbCAAANVh3.jpg large

Durante el proceso de totalización, ocurrió un hecho curioso: páginas y cuentas twitter de varios funcionarios públicos de alto rango, entre ellos el Presidente Maduro, fueron hackeadas desde el exterior.

El uso perverso y las confesiones: Ocariz asegura que no han dicho que ganó Capriles

En Venezuela, cuando se realizan las elecciones y, a petición de la oposición se audita de inmediato el 54% de las mesas de votación. El 14 de abril esa auditoría se realizó. Todo el proceso es elegido aleatoriamente. Cada acta, además es FIRMADA y AVALADA por los actores políticos que participan de la contienda electoral y TODAS fueron firmadas por representantes del sector político que apoya a Capriles.

El excandidato presidencial, basó sus denuncias tomando como ejemplo el Centro Electoral del Liceo Bolivariano Antonio José Saldivia, ubicado en la parroquia Cuicas, del municipio Carache (Trujillo). Radonski denunció el martes que en dicho centro de votación se contabilizaron 712 votos, cuando el supuesto número de votantes era de 536. La verdad es que cuando se consulta la página del Consejo Nacional Electoral el centro cuenta con dos mesas electorales, una con 530 votantes (Mesa 1) y otra con 536 electores (Mesa 2), lo que da un total de 1.066 personas que estaban llamadas a sufragar el 14-A.

Mesa1

MEsa-1

Mesa 2

MESA-2-520x496

Total de Mesas

Total-Mesas-520x495

Hoy, el escenario es peligroso. Manipulando a conciencia el analfabetismo político y legal de muchos de sus seguidores, Capriles cuestiona el resultado electoral con falsas “pruebas” de irregularidades. Solicita la revisión de las mismas, al tiempo que asegura a la militancia que le admira que el resultado que tiene es otro, no impugna el proceso electoral.

Su jefe de Campaña, Carlos Ocariz, dijo en entrevista al diario opositor El Universal “Nosotros en ningún momento hemos dicho que el candidato Henrique Capriles ganó, lo que hemos pedido es auditar”. A pesar de esas declaraciones, el candidato escribió en su columna del domingo 21 de abril que en el 46% de la auditoría indicará las irregularidades que él no ha podido demostrar. Capriles SABE que no se demostrarán. Que no existen. Sabe que la auditoría del 14 A fue realizada aleatoriamente y sabe que es imposible alterar el resultado. Mete “casquillo”, incita a la violencia. Capriles actúa cual Yago.  Y estamos en plena tragedia

PD: Al momento de terminar esta nota, tras una denuncia de secuestro ampliamente difundida en medios de comunicación, el Diputado Wilmer Azuaje de oposición ha aparecido. El CICPC reporta que el Diputado Wilmer Azuaje y su hermano José Gregrorio Azuaje fueron encontrados en casa de su Sra. Madre en Barinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s