Crónicas del Caprimejoramigo: Cría cuervos

“Yo acepto la oferta, yo tengo los muchachos para matar a ese señor, pero que sea en Ureña o sea en San Antonio pues en Caracas sería más difícil”, dijo el comandante paramilitar Jorge Iván Laverde, alias El Iguano, a Manuel Rosales en una reunión en el conjunto cerrado Los Molinos del Norte en Cúcuta, como a las diez de la mañana.

Así lo confesó el ex soldado Geovanny Velásquez Zambrano, condenado a 40 años de prisión por haber cometido masacres con paramilitares en la región colombiana de Catatumbo, fronteriza con Venezuela. El preso también dijo que Rosales sostuvo  dos reuniones: una el jueves 23 y otra el viernes 24 de diciembre de 1999. Según éste testimonio, Rosales habría ofrecido la suma de 25 millones de dólares por el asesinato de Chávez.

“El fin”, explicó Velásquez, era “darle [matar] a Chávez cuando Chávez viniera a Ureña, en el estado Táchira, o fuera a San Antonio, para darle con arma corta y arma larga, puro entrenamiento con equipo de asalto”.

“Yo estuve en esa entrevista [. . .] con Jorge Iván Laverde, El Iguano; Jairo El Sicario, El Veneco, uno más que es de Venezuela, El Aguado, otro de Venezuela y yo y empresarios venezolanos que Chávez les quitaba los bienes y entonces ellos, ofendidos, pagaban para matar a Chávez”.

Durante las dos reuniones, agregó, “a Rosales lo tuve a unos dos o cuatro metros”. Aseguró que Rosales habría anunciado “que él daba $25 millones para que mataran a Chávez pero que él directamente no los pagaba sino que pagaban unos gringos ofendidos con Chávez pero que él [Rosales] se encargaba de pagar”.

Velásquez sostuvo que, además, participó en el entrenamiento del primer grupo de paramilitares que entró a Venezuela en el 2000 con la misión de asesinar a Chávez.

“Se entrenó la gente con puros fusiles FAL infrarrojos, en Puerto Santander [zona colombiana al pie de Venezuela]”

La versión fue confirmada por el mayor del ejército colombiano Mauricio Llorente Chávez, condenado por haber permitido que paramilitares cometieran en 1999  tres masacres en Catatumbo. Llorentes indicó en 2009 que en Venezuela se encontraban al menos 2000 paramilitares cuyo objetivo era desestabilizar a Chávez y, por último, asesinarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s