Crónicas del Caprimejoramigo: Don Vito Corleone

“Querían que les ayudáramos en un golpe de Estado. Nos dijeron que había que actuar contra Chávez”, confesó Salvatore Mancuso, jefe paramilitar colombiano ante un tribunal estadounidense. El exparamilitar indicó que se celebraron dos reuniones. En la primera, los venezolanos ofrecieron a las AUC “las armas que necesitara” para conseguir el objetivo, así como asilo político para todos sus miembros y sus familias. En la segunda, “también nos propusieron tener la ciudadanía venezolana y participar de alguna forma en la política venezolana”. Además, “nos dijeron que ya tenían a su disposición 5.000 fusiles y que el resto nos los darían una vez que tomaran el poder”.

El propio Mancuso dijo que el grupo paramilitar se negó. Alegó que no estaba entre sus intereses formar parte de un conflicto internacional. De modo que los antichavistas optaron por “contratar a unos muchachos que pertenecieron a las AUC”. “Estuvieron montando un grupo armado que fue capturado en Venezuela.

El exparamilitar José Bernardo Loaza Artuz, alias ‘Mauro’, ofreció más detalles sobre las conversaciones con sectores de la oposición venezolana. Según señaló, los acercamientos  estaban liderados por un general venezolano, conocido como ‘El Buitre’.”Era él quien iba al departamento de Urabá a proponerles al comandante Carlos Castaño y al ex comandante Salvatore Mancuso que les ayudaran a tumbar al Gobierno de Chávez. Incluso me dijo que cuando llegara al Palacio de Miraflores me invitaría a su toma de posesión”.

Mancuso ha reconocido su participación en por lo menos 300 asesinatos incluido el de una niña de 22 meses. Se le atribuye la autoría como comandante de la Masacre de Mapiripán en la que murieron veinte campesinos y la Masacre de El Aro donde fueron asesinados otros 15 en 1997 y por la cual se le dictó una condena de 40 años de cárcel (no purgada por su sometimiento a la Ley de Justicia y Paz, un marco jurídico surgido de las entrañas del propio Uribe Vélez para garantizar impunidad a los crímenes cometidos por el paramilitarismo en Colombia).  A Mancuso se le sindica la Masacre de la Gabarra en 1999 donde fueron asesinadas 35 personas y la Masacre de El Salado en febrero de 2000, donde fueron asesinadas más de 100 personas y es considerada una de las acciones más sanguinarias de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Mancuso confesó que el Bloque Catatumbo que él comandaba fue responsable de la muerte de cinco mil civiles y que las autodefensas habían infiltrado todas las ramas del poder público.

Pero Mancuso siente miedo. Cuando Caracol Radio le entrevistó en su celda en EEUU, el paramilitar confesó que se reunió con el Presidente Uribe y que las autodefensas participaron en el financiamiento de la campaña reeleccionista del exjefe del Estado. “”¡Ay Dios, prefiero no hablar de eso!”, exclamó. Entonces argumentó que no podía ampliar más esta confesión por simple temor y narró que en otras ocasiones, durante el gobierno anterior, cada vez que él o uno de los antiguos comandantes de las Autodefensas Unidas de Colombia quería empezar a contar toda la verdad de las violentas acciones de las que fueron protagonistas de inmediato le era retirada la protección a sus familias en Colombia”. 

“Uribe sirve para ser jefe de una mafia. ¡Vito Corleone! Don Vito Corleone se queda corto ante hombres como Álvaro Uribe” denunció una vez Chávez. Y no se equivocó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s