La Revolución Pink de EEUU

La cita más importante de esta semana fue- sin dudas- la Cumbre de la Celac. La declaración final destaca el compromiso de la región con la consolidación de América Latina y el Caribe como Zona de Paz y libre de armas nucleares. La Cumbre concluyó con la manifestación del apoyo al diálogo acompañado por la Unasur y el Vaticano en Venezuela.

Nuestro Continente reafirmó su rechazo “a todo acto de terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, incluyendo su financiamiento, cualesquiera sean sus motivaciones, donde quiera y por quien quiera (que) lo haya cometido”.

Reiteró su condena a la orden ejecutiva de Obama que declara a Venezuela una amenaza inusual y extraordinaria para los intereses de EEUU. Acogió los avances del diálogo entre Cuba y Estados Unidos subrayando la importancia de la devolución de la Base de Guantánamo al archipiélago caribeño.

En otros aspectos, no menos importantes, la región reafirmó su compromiso en la promoción de la igualdad y equidad de género y se comprometió a erradicar la violencia contra la mujer.

Hizo un llamado urgente para combatir el cambio climático.

Sobre la migración, la declaración final de la CELAC “rechaza la criminalización de la migración irregular, así como todas las formas de racismo, xenofobia y discriminación y reiteró su compromiso para promover una migración ordenada, regular y segura. De modo, que este gran bloque fijó (de modo indirecto) la posición general de la región sobre los debates que han cruzado la semana de Estados Unidos.

La Primera Semana de Trump en la Presidencia

‘Un desastre podría poner a un miembro del gabinete de Obama en el despacho oval’, así Brian Todd de la CNN, fantaseaba con una catástrofe que funcionara como el viejo recurso de la tragedia griega: Deus ex machine.

La cadena de noticias ha dado muerte a otros presidentes de los Estados Unidos. En noviembre del 2014, CNN anunció por error el asesinato de Barack Obama, tras haberlo confundido –¡vaya error!- con el líder de Al-Qaeda, Osama Bin Laden.

La posibilidad de que un estado de catástrofe pudieran impedir que Trump despachara desde el Salón Oval, también fue abordada por la BBC. Para ello reflotaron y reescribieron una nota difundida hace cuatro meses cuando analizaron el estreno de una serie de televisión de la cadena ABC llamada “Sobreviviente Designado”.

Citamos a la BBC:

“Este hombre o mujer debe estar físicamente en un sitio lejano y bajo estrictas medidas de seguridad en el momento en el que se realiza la toma de posesión presidencial, como la de este viernes de Donald Trump, o durante el Discurso del Estado de la Unión…”

Con el nombramiento del “sobreviviente designado”, se pretende garantizar la continuidad del gobierno en el caso de un suceso catastrófico en el que mueran el jefe de Estado y el resto de los funcionarios en la línea de sucesión del poder presidencial. Si se produce tal evento, posiblemente, el “sobreviviente designado”, se convertiría en el presidente interino de Estados Unidos”

En la serie, el Presidente de apellido Richmont denuncia desde el Capitolio que “Durante mucho tiempo, el 1% más rico ha visto su fortuna expandirse, mientras que el resto de la nación yace preocupada. Esto tiene que cambiar”. Acto seguido, un explosivo acaba con todo el gobierno de los Estados Unidos.

Comentario al margen: Yo me vacilé la primera temporada, intrigada por la posibilidad de que Venezuela se viera mencionada de alguna manera. Mis amigos de la ABC no me decepcionaron: en el último capitulo, la embajada de nuestro país da asilo a una especie de Edward Snowden heroico.

La Revolución Pink

En la vida real, o lo que eso parece, al día siguiente de la investidura del Presidente Trump hubo una marcha de mujeres en Washington. El periódico The New York Times aseguró que en la protesta se triplicó el número de asistentes a la investidura del nuevo Presidente.

También se difundió el storytelling de Teresa Shook, una abuela jubilada residente de Hawaii que indignada por la victoria de Trump creó un evento Facebook convocando a una marcha hacia Washington. Invitó a unos 40 amigos y se fue a la cama.

Citamos a Público:

“Al despertar, el humilde llamamiento se había convertido en viral: más de 10.000 usuarios se habían mostrado interesados en el evento de la señora Shook. El resto es historia. Horas antes de que las calles de medio mundo se llenaran de pancartas feministas y color fucsia, eran ya más de 100.000 personas las que se habían registrado para asistir a la llamada ‘Marcha de las mujeres’, movimiento que va camino de convertirse en una de las más importantes movilizaciones en la historia de los Estados Unidos.”

El diario español compara la historia de la señora Shook, con la repentina prosperidad de una diseñadora de camisetas con mensajes como Bad man, hombre malo. Y, en otros medios resonó la experiencia de los pussyhat, gorros rosados que nos recuerdan que una revolución en Washington podría, fácilmente, empezar a tomar color… ¿pink?

natalia_morari_decembrie_2015
Ella es Natalia Morar, la reconocida figura tras la Revolución Twitter de Moldavia.

Esta experiencia me hizo recordar a la Revolución Twitter de Moldavia. Ocurrió el 5 de abril del año 2009, cuando Natalia Morar estaba frente a su computadora. El Partido Comunista de su país había ganado tres elecciones consecutivas. Ese día alcanzaría nuevamente la victoria. Natalia se indigestaba. Era una más de un grupo de siete amigos, jóvenes todos, lozanos, que se irían demasiado a cualquier país de Europa donde “se vive mejor”. Días antes, en un cafetín acordaron gritar fraude. Había llegado la hora. Tuit y a la calle.

Ella misma reconoce que esperaba unas 200 personas, y terminó la protesta con 200 mil. Pacíficamente ingresaron a la fuerza en la sede del Parlamentoirrumpieron en la oficina del Presidente, lanzaron el mobiliario por las ventanas e incendiaron edificios públicos. Aunque no derrocaron el gobierno en esa oportunidad, quedó muy debilitado. Los comunistas perdieron el poder al año siguiente.

Simon de Beer asegura que la Revolución Twitter de Moldavia fue organizada por la USAID, el Instituto Democrático internacional, el Instituto republicano internacional (IRI) y el embajador de los Estados Unidos.

Para leer más sobre la Revolución Twitter de Moldavia visita nuestra entrada: ESTWITPIDEZ 2.0 Y LOS ESPONTÁNEOS DE WASHINGTON

El principal financista de este tipo de golpes “suaves” en varios países del mundo es George Soros, uno de los “socios” de los movimientos anti Trump.

Un trabajo de investigación de la periodista Asra Nomani, publicado en el diario estadounidense The New York Times, demostró a través de una base de datos detallada cómo de los 403 socios de la marcha de las mujeres, por lo menos 56 reciben financiamiento del billonario George Soros.

Entre los socios de la iniciativa de la Marcha de las mujeres aparecen nombres de asociaciones como Move On, la Red de Acción Nacional, la Unión de Libertades Americanas y Planned Parenthood, que en el pasado fueron organizaciones que ofrecieron asesorías a Obama.

Un tuit de Wikileaks, aseguraba que una de las figuras centrales de la marcha, la periodista feminista Gloria Steinem, fue agente de la CIA.

wikileaks-gloria-steinem
Tuit atribuído a Wikileaks en el que se denuncia las supuestas vinculaciones de Gloria Steinem con la CIA

El tuit, misteriosamente desapareció. Varios críticos aseguraron que el trino fue emitido para “desprestigiar” a la marcha de las mujeres. Sin embargo, un video de youtube difundido por varios internautas, parece mostrar a Steinem confesando cómo formó parte de operaciones para promover los valores de la” libertad y la democracia” al estilo de los Estados Unidos.

En octubre del 2015 -cuando para algunos no era desprestigio formar parte de la CIA- el diario Chicago Tribune colgó en su web una nota en respalda las acusaciones efímeras de Wikileaks: “Por extraño que parezca, las visiones personales de Steinem y los objetivos políticos de la CIA se alinearon. Su marca de revolución social, promovida por los dólares de los impuestos estadounidenses, estaba destinada a contrarrestar la mensajería revolucionaria patrocinada por los soviéticos”.

Hillary Clinton, desde Twitter, alentó la protesta. Yo, sinceramente, DUDO que sea una “camarada feminista”. Su historial como genocida poco deja a la defensa de los derechos de la mujer. Los invitamos a navegar por las estrellitas interactivas que nos muestran algunas de las razones por las que cualquier convocatoria “feminista” de Clinton despierta -cuando menos- suspicacia.

Citamos a RT:

“Muchas de las asociaciones participantes, como la mencionada MoveOn, que apoyaron al partido demócrata y que ahora claman contra el machismo de Donald Trump, parecen no mostrar la misma sensibilidad, según algunas voces críticas, con las “mujeres de Siria, Libia o Yemen”, en alusión a las turbias gestiones realizadas por el entonces Secretario de Estado, John Kerry, que incluyen al Estado Islámico en Siria…y genéricamente a las relaciones de Estados Unidos con regímenes en los que las mujeres están sometidas a una lacerante desigualdad.”

John Kerry fue uno de los asistentes a la marcha.

De modo que con algunos convocantes y participantes mantenemos nuestras reservas.

La carnicería por el reinado del 1%

Comienza a configurarse una nueva estructura de poder y contra-poder en los Estados Unidos, en la que el pueblo está siendo, una vez más, utilizado para salvar al pequeño sector del 1% que resulte victorioso.

Escribe Vicky Pelaez  para Sputnick:

“La clase dominante norteamericana y sus colegas europeos, promotores de la globalización y la creación de un nuevo orden económico del 1% de los más ricos y poderosos, han considerado al presidente de EEUU, Donald Trump, como un símbolo del nacionalismo y populismo que representa un desafío a su agenda a nivel planetario.”

Los pecados del imperio- y en especial los de Obama- son rápidamente exculpados por una gigantesca orquesta mediática de flexible moral. Las políticas de migración de los Estados Unidos han ido acallándose a lo largo de los últimos años. Un dato revelador se ha ocultado en la papelera del ordenador: Obama fue el “deportador en Jefe” que expulsó por lo menos a 2 millones y medio de migrantes.

Citamos a la BBC:

“No es algo nuevo: desde 1994 EEUU ha instalado vallas que hoy alcanzan 1.050 kilómetros de la frontera, y eso ha hecho que los inmigrantes deban buscar pasos más remotos y arriesgados.” “En la actualidad EE.UU. tiene 21.000 agentes fronterizos, un 518% más que hace dos décadas”

El propio Presidente Enrique Peña Nieto, en una alocución reciente, difundida en su cuenta Twitter, denunciaba esta política de vieja data:

Navegamos por el canal telegram de Misión Verdad y te mostramos el mensaje ampliado y no la versión corta que pudimos grabar para TV:

“El muro ya existe. Lo comenzó a construir Bill Clinton en 1993 (ajá, ese mismo, el marido de Hillary). Entre él, Bush hijo y Obama no pararon de agrandarlo en sus 20 años de gobierno, tiene más de 1000 kilómetros de extensión a lo largo de esa peligrosísima frontera y su construcción no tuvo resistencia de nadie. Ninguno de ellos lo declaró públicamente, por eso no te has enterado, por eso también estas nervioso con Trump, porque te han dicho que va a construir un gran muro y va a matar a todos los latinos, cosa que no necesariamente es mentira, ganas no creo que le falten. No pasa nada, no es tu culpa, las corporaciones de medios nunca te lo dijeron ¿viste que ver solo CNN te hace ignorante? Bueno, ya es hora de hacer algo al respecto. ¿No?”

Obama ¿ecologista?

Otro tema que muestra la flexibilidad moral mediática es la reactivación del proyecto del oleoducto de Dakota Access, en contra del cual llevan meses haciendo una heroica e invisibilizada resistencia cientos de grupos indígenas dentro de Estados Unidos con aliados “no nativos” (es una expresión puramente norteamericana), y que fue sólo y gracias a esa inmensa presión popular que la administración Obama se vio obligada a detenerla.

En septiembre del año pasado, Dakota del Norte emitió una orden de arresto contra la periodista Amy Goodman de democracy now por cubrir las protestas. La actriz Shailene Woodley, famosa por su protagónico en la película divergente, fue detenida por participar del movimiento popular. No hubo una marcha a Washington para defender los derechos de ellas. Ni celebridades que se pronunciaran.

Donald Trump no inventó el muro, ni el imperialismo, ni la desigualdad: de los 8 hombres más ricos del mundo -que poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la humanidad- 6 son estadounidenses. De Obama a Trump cambió la presidencia, pero los instrumentos que se han puesto en ejecución son los mismos.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s