El drama de Smolansky Vs. La Tragedia Siria

Hoy vamos a analizar a profundidad el ataque químico ocurrido en Siria que fue vulgarmente caricaturizado por un bufón de corte con franela naranja que pretendió convertir en comedia lo que es una tragedia que desgarra a la humanidad.

Antecedentes Imprescindibles

Rami Abdel Rahman, es un sirio musulmán suní. Llegó a Reino Unido en el año 2000. Once años después, tomó control de la página web Syriahr.net: cambió todas las contraseñas. Procedió a hacerse a sí mismo presidente del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

“La casa con dos dormitorios del inmigrante sirio, Rami Abdel Rahman, situada en la ciudad británica de Coventry, es la base de la organización y el lugar donde nacen los principales informes sobre Siria, incluidos los datos sobre el número de muertos,” informa RT.

Según un artículo de The New York Times, en la página trabajan directamente cuatro personas más un gestor de contenidos para Facebook en árabe. Nadie sabe quiénes son sus informantes y nadie lo pregunta a pesar de que Rahman está a kilómetros de distancia del teatro de operaciones. Lo que él diga es replicado como palabra santa por las trasnacionales de noticias.

El fundador de la Red Voltaire, Thierry Meyssan, tiene un extenso trabajo de investigación sobre la propaganda británica en Siria. Argumentos no le faltan: no se trata solamente de que el “Observatorio Sirio de Derechos Humanos” tenga sede en Londres, sino que su origen está vinculado a la Unión Europea, a la agencia de inteligencia británica (MI-6) y a la NED (Una “ONG” fachada de la CIA).

En el año 2014, se fundó en Gran Bretaña la firma Innovative Communications & Strategies (InCoStrat) que diseñó “los logotipos de los diferentes grupos armados… desde el más “moderado” hasta el más “extremista”, informa la Red Voltaire.

Entre las operaciones dirigidas por esta agencia estuvo la distribución de la fotografía de Aylan Kurdi, el niño que falleció ahogado en aguas de Turquía. Su cuerpo fue desplazado para lograr una mejor composición de la imagen. Nilufer Demi- la fotógrafa que captó la imagen que dio la vuelta al mundo- declaró a una red asociada a CNN: “Ya no se podía hacer nada para devolverle la vida”.

Migrant boat accident in Turkey
Aylan Kurdi

 

Otra organización en el terreno está íntimamente ligada a los británicos. Nos referimos a los White Helmets (Cascos Blancos), la defensa civil de los “rebeldes” sirios, cuyo entrenamiento estuvo a cargo de un ex oficial del ejército británico y ahora consultor de seguridad James Le Mesurier.

Sus principales financistas son la USAID- que en 2016 declaró haberles donado 23 millones de dólares-, el Ministerio de Relaciones Exteriores (Foreign Office) de Reino Unido -que les proporcionó 32 millones de libras-, y los Gobiernos de Dinamarca, Alemania, Japón y Holanda.

Esta organización fue la artífice de la fotografía y video de Omran Daqneesh, un niño sirio que fue sentado por un Casco Blanco en el interior de una ambulancia en Alepo.

Omram Daqness
Omran Daqneesh

Según la agencia Associated Press (AP), la foto de Omran Daqneesh fue captada por Mahmud Raslan. En breve se descubrieron los vínculos de Raslan con el grupo terrorista Harakat Nour al-Din al- Zenki, responsable de decapitar a un niño palestino.

“Una foto publicada en el medio Offguardian.org captura el momento en el cual Raslan sonríe felizmente a la cámara mientras a su espalda se ve un tanque de guerra y un rebelde sirio,” reseña Telesur.

El ataque químico en Idlib

El martes 4 de abril, en horas de la mañana, las trasnacionales de noticias difundieron la información de que el Ejército sirio había ejecutado un ataque químico contra la localidad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib. ¿La fuente? El Observatorio Sirio de DDHH. ¿Las imágenes? fueron captadas por los Cascos Blancos. De los videos difundidos surgen angustias e inquietudes.

Vemos cómo los Cascos Blancos asistieron a pacientes empleando un protocolo médico que no se corresponde con el establecido para un ataque con gas sarín. Ni siquiera hacen uso de guantes; el detalle es significativo porque el sarín puede filtrarse por la piel. El gas afecta los músculos y el sistema nervioso. Induce al vómito y se vacían la vejiga y los intestinos. Algunas víctimas presentaron una especie de espuma blanca en la boca, sin embargo no se ven ni indicio de incontinencia. Ha llamado a la discusión en varios foros el hecho de que la mayoría de los niños presentan golpes en el cráneo. Una de las hipótesis es que las víctimas fueron trasladadas a ese punto para ser filmadas. Los medios también han reseñado un ataque al hospital en el que se atendían a las víctimas.

Un video de archivo del año 2015 de la agencia AP muestra el protocolo que se instruyó a voluntarios de la ciudad siria de Alepo para ofrecer asistencia paramédica en caso de un ataque de esta naturaleza.

En las imágenes difundidas después del ataque distinguimos una importante cantidad de vehículos, e insistimos: personas sin protección para la atención primaria de pacientes expuestos al gas sarín.

En uno de los fotogramas observamos que la manguera con la que lavan los cuerpos proviene de un escondite subterráneo, lo que hace dudar que se trate de una zona residencial.

En otro de los fotogramas se puede apreciar que uno de los camiones tiene rotulado el logo de Ahrar al-Sham, un grupo terrorista aliado de Al Nusra.

Theodore Postol, profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, publicó un documento de 14 páginas que tacha de ‘incorrecto’ el informe de la Casa Blanca que indica que el ataque ocurrió por vía aérea.

El análisis se sustenta en la imagen de un cráter cerca del lugar del incidente, mostrada en publicaciones de medios estadounidenses. Concluye que el tubo que contuvo el gas sarín no explotó al caer, sino que fue reventado desde el exterior.

siria-evidencia_21757747_aa07559c36fc86d4a02fb44871fa0e5a7127c7a6

Un artículo escrito por Scott Rither para The Huffington Post advierte: “los “Cascos Blancos”, fueron entrenados y equipados en las tácticas de manipulación de medios sociales, utilizando el dinero proporcionado por Estados Unidos”. El articulista sugiere que estas técnicas probablemente estarían siendo aplicadas para persuadir Trump de declarar la guerra a Siria. (¿Oficialmente?)

Ha llamado la atención un médico que a través de su cuenta Twitter narraba la asistencia a las víctimas del ataque que cobró la vida de 86 personas, entre ellas 20 niños.

Se trata del doctor Shajul Islam, residente de Londres. Fue acusado de delitos de terrorismo y de estar involucrado en el secuestro de dos periodistas en 2012: el reportero británico John Cantlie y el holandés Jeroen Oerlemans.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El juicio contra el médico en cuestión se derrumbó debido a que las víctimas no pudieron presentarse a ofrecer testimonio. Cantlie, no pudo comparecer porque permanecía secuestrado. Fue liberado en julio de 2012, pero pronto cayó en cautiverio del DAESH. Cantlie estuvo secuestrado junto a James Foley, el periodista estadounidense que fue decapitado por el grupo terrorista.

Varios medios de comunicación publicaron perfiles sobre el médico sin mencionar las acusaciones contra él. Tampoco informaron que en el mes de marzo, Islam fue inhabilitado para ejercer la medicina por “mala conducta”. Nótese que en el tuit de su autoría que compartimos un poco más arriba, mostraba una máscara antigás que le fue obsequiada tres días antes del ataque. Ciertamente, genera suspicacia.

También abundan denuncias contra un reportero de OrientTV que compatió en Facebook un estado en el que anunciaba que “se preparaba para la cobertura de un ataque con armas químicas” siete horas antes de que ocurriera.

040517admission

Una perspectiva más política y militar que mediática la ofrece el periodista Seymour Hersh. Sus investigaciones señalan que el Gobierno de Estados Unidos cuenta con información de inteligencia sobre la tenencia de armas químicas en manos de los terroristas, específicamente del Frente Al Nusra, filial de Al Qaeda, que ahora se hace llamar Frente Fath al-Sham. Los registros de experimentación con armas químicas por parte de Al Qaeda, incluso, anteceden al 11 de septiembre.

El periodista habla de un testimonio ofrecido por una fuente de inteligencia que asegura que Erdogan, Presidente de Turquía, había generado alianzas con el Frente Al Nusra y otras facciones, así como con “facilitadores químicos de Arabia Saudita” todos ellos depositando su fe en que si lograba producir gas sarín a gran escala en Siria, forzarían a EEUU a cumplir su promesa de cruzar la línea roja contra Al Assad.

Una puntada irresuelta es que las pruebas forenses del ataque del 4 de abril sean provistas por el Ministerio de Salud de Turquía. La institución emitió un comunicado en el que informó que: “se han detectado en los pacientes síntomas que hacen pensar que han estado expuestos a sustancias químicas (sarín)”

Ataques químicos en la región

No es la primera vez que Siria es acusada de utilizar armas químicas contra su población. En el año 2013, ocurrió un incidente similar en la región de Guta. Obama dio un discurso declarando a Al Assad culpable. La más dura imputación se concretó en la siguiente frase: “En los días previos al 21 de agosto, sabemos que el personal de armas químicas de Assad preparó un ataque cerca de un área donde mezclan gas sarín. Distribuyeron máscaras de gas a sus tropas.”

Para el 2017, bien podría Siria alegar en su defensa que los Cascos Blancos que operan en la cantera cercana al ataque, recibieron trajes de protección de sarín en el primer trimestre de este año. Según el portal web infowars, la provisión llegó de manos de una organización británica.

Como se sabe, el gobierno sirio renunció a la tenencia de armas de este tipo bajo control de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). Un informe de la propia organización declaró a Siria Territorio Libre de Armas Químicas en 2016.

Carla del Ponte, quien en 2013 fue parte de la Comisión de Investigación de la ONU sobre Siria declaró: “según lo que hemos comprobado hasta ahora, son los opositores al régimen los que han utilizado gas sarín”.

Conozcamos ciertos datos que son importantes para continuar el análisis:

1) Entre el 21 y 28 de marzo, 10 mil combatientes del Frente Al Nusra mantuvieron fuertes combates con Rusia y el ejército Sirio en Hama.

Cuatro días antes del ataque químico, el ejército Sirio había liberado 16 aldeas de la provincia de Hama en un día. Informó el corresponsal de Sputnick que “según los militares sirios, tras los combates los terroristas (N.A El Frente Al Nusra) sufrieron numerosas bajas y se retiraron hacia la provincia de Idlib”, que está ubicada a unos 90 kilómetros de distancia, a unos 60 minutos de viaje por tierra. Medios independientes como Alternet describen a Idlib como “el corazón de Al Qaeda en Siria”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

2) Una semana previa al ataque químico, la filial de Al Qaeda en Siria habría secuestrado a unas 250 personas en las localidades de Majdal y Khattab (ubicadas a poco más de 100 kilómetros de Idlib). Fuentes locales han afirmado que muchos de los muertos a causa de las armas químicas residían de estas localidades. Vale recordar que los terroristas, el 22 de marzo cometieron una masacre en la que asesinaron en Majdal a 25 personas.

El 12 de abril, 20 civiles que se encontraban en cautiverio en Idlib fueron liberados por los terroristas. Según un informe del Gobierno sirio se calculan que son millares los civiles secuestrados por grupos radicales.

Otro punto, vagamente difundido, ha sido que Siria ha enviado más de 90 cartas a las Naciones Unidas con informaciones documentadas sobre la posesión de sustancias químicas tóxicas por parte de los terroristas, obtenidas por medio del Gobierno turco.

Por otra parte, el gobierno Sirio informó que el día 4 de abril, efectuó un ataque cerca de Idlib dirigido a una fábrica de misiles, utilizando un avión de combate Su-22 fabricado en Rusia. Las bombas del Su-22 no pueden ser llenadas con ninguna sustancia química.

El Ministerio ruso de Defensa, informó que la aviación siria atacó cerca de Idlib, a una instalación de los terroristas que contenía armas químicas que planeaban enviar a Irak.

El Alto Representante Interino de la ONU para Asuntos de Desarme, Kim Won-Soo, declaró que “según los informes, el ataque se efectuó desde el aire y afectó a una zona residencial. Sin embargo, no se puede confirmar con certeza el modo de ejecución del presunto ataque en la etapa actual.” Nadie ha efectuado una investigación en el terreno, y difícilmente Al Assad lo logre si EEUU comete actos de guerra que favorecen a los terroristas y no al avance del ejército regular.

Sobre la imparcialidad de la OPAQ hay severos cuestionamientos. El Jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la Cámara Alta del Parlamento ruso, Konstantín Kosachev, realizó la incómoda pregunta del millón:

“Se supone que no debería haber ninguna duda sobre la objetividad de la OPAQ y la exactitud de los métodos utilizados, ya que se trata de las Naciones Unidas. Pero, lamentablemente, quedan dudas. A modo de ejemplo, ambos grupos de trabajo de la OPAQ sobre Siria son dirigidos por ciudadanos británicos, ¿por qué?”

Sin investigaciones

De todas las versiones surge la necesidad de que se realice una investigación independiente sobre los hechos ocurridos en la región. El Gobierno ruso instó a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) a realizar una investigación objetiva del presunto uso de armas químicas en Idlib.

“La confianza es nula hacia los cuasiexpertos que envían los Gobiernos de algunos países occidentales, entre ellos EEUU, que después dictan a sus representantes conclusiones politizadas contra Damasco”, declaró Sergei Riabkov, viceministro ruso de exteriores.

Así mismo, Moscú se ha negado a dar crédito a los informes de los Cascos Blancos o del Observatorio Sirio de Derechos humanos.

Según Paul Antonopoulos de Al-Masdar:

“Queda por saber si realmente había productos químicos en la fábrica de misiles (SIC), o si las fuerzas terroristas utilizaron gas contra los civiles secuestrados de las ciudades progubernamentales y los llevaron en las camionetas hasta el lugar de los ataques aéreos. Ya fueran gasificados por las fuerzas yihadistas o por que los ataques aéreos hicieran explotar una fábrica clandestina de armas químicas, las horribles muertes de niños…estaban bajo control de los terroristas.”

En 2016, varios grupos terroristas efectuaron ataques con armas químicas en Alepo. Algunos de estos grupos reciben el apoyo de EEUU. El Frente Al Nusra efectuó un ataque químico en esa ciudad en 2016 empleando una mezcla de cloro / fósforo blanco. Estados Unidos guardó elocuente silencio.

La semana pasada, Wikileaks difundió un correo electrónico escrito por un asesor de Hillary Clinton en el que le aseguraba a la ex secretaria de Estado: “Al Qaeda está de nuestro lado en Siria”.

“Para nosotros, se trata de un montaje al 100%. Tenemos la impresión de que Occidente, y sobre todo EE UU, está trabajando codo con codo con los terroristas ”, declaró Al Assad a la AFP. “Se inventaron toda la historia para poder tener un pretexto para el ataque”, indica el presidente antes de apuntar hacia “una filial de Al Qaeda” como responsable del montaje.

El ataque químico ocurrió justo cuando comenzaban las conversaciones de paz en Ginebra y con el ejército sirio en una posición dominante en el sexto año de una guerra inoculada por potencias extranjeras. Trump, después de atacar con 59 misiles cruceros a Siria declaró que “no exigirá que Bashar Assad abandone el poder”.

A esta fecha, el grupo terrorista Daesh ha efectuado dos ataques consecutivos con agentes químicos las últimas 48 horas en la localidad iraquí de Mosul. EEUU no parece preocuparse.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s