El Mundo de la Inteligencia Artificial

Corría el último septiembre cuando Vladimir Putin declaró sobre los peligros de la inteligencia artificial y dijo:

“La inteligencia artificial es el futuro no sólo de Rusia, sino de toda la humanidad[…] “Quien se convierta en el líder en ésta esfera, se convertirá en el gobernante del mundo”.

Las palabras de Putin causaron revuelo entre las grandes trasnacionales de noticias que le reprochaban la supuesta propaganda robotizada de Rusia, el proyecto del primer robot de combate completamente autónomo fabricado por la Corporación Kalashnikov y – los más audaces- hasta se atrevían a describir las “masacres cometidas por la inteligencia artificial rusa” en el futuro.

Según CNN, EEUU aún lleva la delantera en el desarrollo de Inteligencia Artificial y tecnologías robóticas, pero, cito:

“ha demostrado una autocontención y precaución admirables”.

Sometamos a juicio ese criterio.

Advertencia: se ha determinado que la inteligencia artificial puede ser perjudicial

Elon Musk, es un empresario que ha cobrado notoriedad por dirigir empresas que desarrollan tecnología de sustitución de los combustibles fósiles. Entre las compañías que dirige se encuentra OpenAI que estudia el desarrollo amigable de la inteligencia artificial. A su juicio, es urgente que se legisle en materia del desarrollo de inteligencia artificial para fines bélicos, tal y como se hizo con la energía nuclear. Alerta que “se trata de un riesgo para la existencia de la civilización humana”.

Stephen Hawking, en noviembre del año pasado, participó del encuentro Web Summit, realizado en Lisboa, en el se encontraba el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres y otras personalidades importantes de la política.

No desperdició la ocasión e hizo “un llamamiento a la responsabilidad de los gobiernos y las corporaciones en el uso y desarrollo de la inteligencia artificial, subrayando que puede ser “lo mejor o lo peor para la historia de nuestra civilización” porque “implica serios peligros, como [el desarrollo de] poderosas armas autónomas”.

Hawking advirtió que:

“la inteligencia artificial podrá desarrollar voluntad propia que entrará en conflicto con la nuestra y que podría destruirnos”.

En febrero del 2017, se realizó un taller en la Universidad de Oxford del que participaron 26 expertos en materia de Inteligencia artificial y Machine Learning que es el término anglosajón referido a la disciplina de la inteligencia artificial que desarrolla algoritmos capaces establecer patrones complejos entre millones de datos y es capaz de predecir comportamientos futuros y aprender de ellos; incluso en el caso del Deep Learning, sus características no están diseñadas por ingenieros humanos, sino de “modelos computacionales que se componen de numerosas capas de procesamiento para aprender representaciones de datos con múltiples niveles de abstracción”. Los expertos convidaron a la redacción de un código de ética que regule el alcance y desarrollo de la inteligencia artificial. No asistieron representantes de las grandes empresas del sector como Google, Microsoft y Apple.

Inteligencia Artificial para matar

El día martes, el portal web Gizmodo informó que trabajadores de Google se hallan al borde de una revolución después de que en sus bandejas de entrada recibieran un correo a través del cual conocieron que el gigante de la tecnología está cooperando con el Pentágono en el desarrollo de herramientas de Deep Learning (aprendizaje profundo) de inteligencia artificial aplicada al uso drones. Algunos consideran que ese nexo viola el código de ética que Google implantó cuando compró DeepMind en 2014.

El contrato se estableció a través de una empresa de personal de tecnología llamada ECS Federal, se cree que esta contratación externa era una estratagema a través de la cual el gigante tecnológico y el Departamento de Defensa intentaban ocultar su relación.

Un portavoz de Google se pronunció y dijo que “la tecnología muestra imágenes para revisión humana, y es sólo para usos no ofensivos”.

¿Para usos “inofensivos” del Departamento de guerra de la principal potencia militar e imperial del mundo?.

Previendo este cuestionamiento, la empresa declaró:

“El uso militar del aprendizaje automático naturalmente plantea preocupaciones válidas. Estamos discutiendo activamente este tema importante… a medida que continuamos desarrollando políticas y salvaguardas en torno al desarrollo y el uso de nuestras tecnologías de aprendizaje automático”.

El gobierno de los Estados Unidos desde el año 2016, ha divulgado una serie de documentos en los que expone sus indagaciones sobre el desarrollo de inteligencia artificial aplicada a la guerra.

Entre las investigaciones ordenadas por el Departamento de Defensa se determinó que

“…los avances en la inteligencia artificial, han alcanzado un “punto de inflexión” …Las capacidades autónomas son cada vez más omnipresentes y están disponibles para aliados y adversarios por igual”.

En otro informe, la administración de Obama concluía que:

“…los profesionales [de la Inteligencia artificial] deben asegurarse de que los sistemas habilitados sean gobernables… que puedan trabajar eficazmente con las personas; y que su operación seguirá siendo coherente con los valores y las aspiraciones humanas”.

En el año 2016, se creó en Estados Unidos una organización llamada Defense Innovation Board, cuya finalidad es incorporar tecnología de vanguardia en el ámbito militar. Está presidida por Eric Schmidt, ex presidente ejecutivo de Alphabet, la empresa matriz de Google y miembro del Club de Bilderberg. Esta junta tiene tanta influencia que se reúne directamente con el Secretario de Defensa del país del norte.

La organización considera que es tan importante el desarrollo de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático con fines militares, como lo fue el desarrollo de las armas nucleares en los 40 o las armas de alta precisión hace pocas décadas.

En 2017, Schmidt reconoció que “la comunidad tecnológica” siente preocupación ante la posibilidad de que el “complejo militar-industrial use sus cosas para matar personas incorrectamente.”

Las incorrecciones están en pleno desarrollo y sujetas a los sesgos y prejuicios de los desarrolladores. Aplicaciones de este tipo se encuentran disponibles y en uso de cuerpos policiales en Estados Unidos. El lado oculto de la historia es que están programadas con algoritmos racistas: la predicción de incidencia en delitos es sólo para los afroestadounidenses.

Project Maven

Project-Marven-1.jpg

En abril del año 2017, el entonces subsecretario de Defensa, Robert Work, presentó el Proyecto Maven, que consiste en acelerar la integración del Departamento de defensa al Big data y machine learning o aprendizaje automático, el Deep learning o aprendizaje profundo y la visión artificial para conseguir que “el enorme volumen de datos” de inteligencia de los que dispone el Departamento de Defensa sea “procesable” a gran velocidad.

“Dos meses (después de la presentación del proyecto)… recibieron fondos del Congreso y seis meses más tarde se usaron los primeros algoritmos en el campo de batalla, cumpliendo la promesa de llegar a un combate para fin de año”. La zona de experimentación fue en un lugar no revelado en Medio Oriente, presuntamente para combatir al DAESH.

El Wall Street Journal informó que el Departamento de Defensa gastó $ 7,4 mil millones en áreas relacionadas con la inteligencia artificial el año pasado.

El proyecto Maven es ejecutado por el Equipo Transfuncional de Guerra Algorítmica que trabaja en alianza con la Oficina de Capacidades Estratégicas del Pentágono.

Según fuentes especializadas, se han planteado como objetivo “modificar las armas y la tecnología existentes para hacerlas más versátiles y letales”. Los principales cultivos de estos proyectos están sobre el terreno de Silicon Valley.

El Coronel Drew Cukor, jefe del equipo de guerra algorítmica reconoció que el ejército estadounidense tiene premura por trasladar las utilidades de la inteligencia artificial a los frentes de guerra “y la única forma de hacerlo –añadió- es con los socios comerciales.”

El Proyecto Maven combina tecnología desarrollada con fines comerciales -como la identificación de personas, objetos y tipos de edificio- con una herramienta de correlación y georegistro desarrollada por el Pentágono conocida como Minotauro.

Minotauro es “un procesador de inteligencia automatizada que se puede instalar en un avión para analizar los datos provenientes de radares de búsqueda marítima, sensores de espectro electromagnético, cámaras de video y otras fuentes.” Es decir: toda la información que recogen de “aeronaves tripuladas y no tripuladas, barcos o submarinos.”

El futuro

El informe del IARPA titulado Inteligencia Artificial y Defensa, reconoce que, a lo largo de la historia de las armas y las guerras humanas, la incorporación de grandes avances científicos y tecnológicos han propiciado cambios significativos en la estrategia, organización, prioridades y los recursos asignados dentro de los ejércitos.

Tomando como base cuatro tecnologías militares precedentes que transformaron el sector – a saber: el desarrollo nuclear, aeroespacial, la cibernética y la bitecnología- establecen que las innovaciones en las ciencias de las armas suelen engendrar “ideas políticas radicales de gobierno”, alertan sobre posibles carreras armamentísticas y hacen previsiones para el futuro porque “a medida que la tecnología cambia, también lo hace el interés nacional de los Estados Unidos”.

Consideran que el Departamento de defensa debe priorizar la inversión en Inteligencia artificial, pero también en contrainteligencia artificial. En lo relativo a la política exterior, alientan a que “el Consejo de Seguridad Nacional, el Departamento de Defensa y el Departamento de Estado” estudien “qué aplicaciones de inteligencia artificial deberían restringir” los Estados Unidos a través de tratados internacionales.

Ya no es tan secreto como se planteaba en algunos informes estadounidenses del 2016: la Inteligencia Artificial está siendo empleada para la recopilación de información y análisis predictivos. Con la Internet de las cosas, que son todos aquellos objetos que nos rodean y están conectados, con el consecuente desarrollo de sus capacidades de recolección de información, las bases de datos se nutren y son cada vez más precisas. Quizá lo que más impresione, al día de hoy, es la capacidad autónoma de “pensar y decidir” que se le proporciona a los algoritmos.

Otra utilidad de la Inteligencia Artificial la capacidad de producir datos tan elaborados como fotografías, videos y texto generados automáticamente.

Para julio del 2017, los militares estadounidenses ya se interesaban en el estudio de estos simulacros de comunicación tan “realistas” que pueden relacionar expresiones faciales y los movimientos de la boca con el habla de un individuo en video en tiempo real, utilizando solo una cámara web”. Al mismo tiempo, puede generar una grabación de voz sintética de sonido realista de cualquier persona sobre la que se hayan acumulado audios suficientes. Según ellos, “En un futuro cercano, incluso los aficionados podrán generar falsificaciones de video, audio y documentos HD a escala real.”

La mayoría de los expertos que hemos mencionado alertan sobre la posibilidad de que esta tecnología pueda emplearse para la ejecución de operaciones mediáticas que pudieran derivar en guerras entre países, como hicieron con el video falso del ataque de Gaddafi a la Plaza Trípoli, ahora sin estudios en Qatar.

El presente es distópico. Las nuevas tecnologías ya nos persuaden de acuerdo a los intereses políticos o comerciales que deseen enviarnos mensajes a nuestras redes sociales. Una tradición milenaria, ahora más sofisticada: nos persuaden de que las relaciones entre opresores y oprimidos son naturales. Nos alienan. Nos destruyen. Y muy pronto, los algoritmos nos harán ver espejismos idénticos a la realidad.

*EN PORTADA: Artificial intelligence (2017) Art Print by Matthieu Bourel / Ek Dojo. Tomado de Pinterest
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s